«Boy Meets Girl» (2014), una comedia romántica diferente

Boy meets girl (2014), una comedia romántica diferente

El primer largometraje que protagoniza Michelle Hendley aborda los conflictos de identidad sexual desde la comedia romántica con pinceladas de drama.

La veinteañera Ricky (Michelle Hendley), como muchas personas de su edad, quiere escapar de la mundana existencia que lleva en una pequeña población rural de Kentucky. Su sueño es convertirse en diseñadora de moda, por lo que Robby (Michael Welch), su mejor amigo desde la infancia, le anima a solicitar una plaza en una prestigiosa escuela de moda en Nueva York. Pero, además, Ricky es transgénero, condición que empezó a manifestar a muy temprana edad y que ha marcado sus relaciones familiares —especialmente, con su madre—, con sus amigos y su entorno.

La naturalidad, el fuerte carisma que demuestra Ricky y, sobre todo, su seguridad respecto a su opción de género le han llevado a ser una persona resilente, cordial y simpática, convirtiéndose en el alma del café en el que trabaja. A este establecimiento llega Francesca (Alexandra Turshen), una chica de familia adinerada y republicana, sintiéndose inmediatamente atraída por Ricky.

A pesar de estar prometida con David (Michael Galante), miembro de los marines destinado en Afganistán, y haber vuelto a la zona para anunciar su compromiso, Francesca intimará con Ricky hasta el punto de surgir un romance entre ambas. Este giro dramático provocará en Ricky una especie de vaivén sentimental en el que aflorarán todo tipo de conflictos respecto a su sexualidad, su familia, la amistad con Robby y sus propios sueños de trabajar en el mundo de la moda.

La película más sensible Eric Schaeffer

Con una carrera como cineasta cargada de títulos, Eric Schaeffer ha trabajado como actor, escritor y director desde principios de los años noventa del siglo pasado con desigual éxito. Como realizador, sus cintas pecan de falta de mesura y excesiva autocompasión, participando a menudo en escena con un papel de protagonista.

En Boy Meets Girl (2014), por contra, cuaja una historia en la que destaca la sencillez y la espontaneidad. La cinta se mueve entre la comedia y el drama, escenificando con algunos momentos melodramáticos la lucha de una chica transexual por convivir con sus problemas de identidad y sentimentales. En este sentido, la nota más destacada de todo el filme es la actuación de la debutante Michelle Hendley.

Boy Meets Girl ha sido un éxito en numerosos festivales de cine, sobre todo, de la denominada variedad LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales), puesto que representa de forma honesta y positiva temas tan controvertidos en la actualidad como la identidad de género.

El debut de Michelle Hendley

El peso de la historia recae sobre el papel protagonista, el personaje de Ricky, interpretado por Michelle Hendley, transgénero en la vida la real. Lo que más llama la atención de su trabajo es la naturalidad con la que se desenvuelve durante toda la película, cuestión que ha sido destacada por la crítica y público. Esta espontaneidad y frescura otorga, a su vez, un halo de veracidad a lo que vemos en pantalla, cuya sobriedad matiza y equilibra el ritmo de la trama.

Con su canal de Youtube como única experiencia previa ante las cámaras, esta chica de Missouri se ha convertido gracias a esta cinta en un referente para la comunidad transgénero mundial, superando los obstáculos que tradicionalmente impone la industria a este colectivo.